Monasterio Cisterciense Santa María la Real de Villamayor de los Montes -Burgos, España-

monasterio

EN MARCHA

Una hermana guía tu visita a
Nuestro Monasterio
Fin de semana y festivos de 10:45h-18:00h

Entre semana acompañamos grupos
con cita previa en el 947189001

 



Cursillo de novicias- Agosto de 2014

Crónica de la hermana Ana María

FOTOCurso entre los días 6 al 9 de Agosto 2014

Curso entre los días 6 al 9 de Agosto 2014

Sacramentología:
El tema es muy amplio. Después de ofrecer una visión general, nos centramos en: el Bautismo, la Confirmación y la Penitencia. El curso fue seguido por las hermanas que componen el noviciado, y aquellas hermanas profesas que quisieron asistir.
La exposición de Fernando, estudiante de Teología en Barcelona, fue muy amena y enriquecedora. En cuatro días nos inició en una nueva visión de los Sacramentos, en la que nosotras debemos seguir profundizando. Una de nuestras jóvenes del noviciado, nos relata esos días:

FOTOAna María, postulante en formación

Ana María, postulante en formación

 -Crónica-

  Puesto que muchos han intentado narrar ordenadamente las cosas que se han verificado entre nosotros, tal como nos lo han transmitido desde el principio, por el que ha sido testigo y servidor de la Palabra; hemos decidido también después de haber escuchado y meditado diligentemente todo desde los orígenes, compartir con ustedes la solidez de las enseñanzas que hemos recibido para así confirmar nuestra fe.

 Nos anunciaron 4 días intensivos de formación, tratando el tema de Sacramentologia General; fuimos conducidos por el Espíritu Santo, la Virgen María y su siervo, el profesor Fernando.fer_1

 

El comienzo del tema fue: ¿Qué es Sacramento? Aquí se nos abrieron los ojos como al ciego de nacimiento, y pudimos ver la presencia de los sacramentos desde el Antiguo Testamento y que hoy nuestro sacramento es Jesucristo, es nuestra participación personal y comunitaria en el Memorial la Pasión, Muerte, Resurrección de Jesús, festejando el Amor Misericordioso de Dios Padre por regalarnos este Don Gratuito.

 Podemos creer que los sacramentos son sólo un rito y perder la Esperanza en ellos, porque en medio de la enfermedad física, psíquica y espiritual ellos nos pueden curar con eficacia si hay Fe.

 A continuación nos fuimos sumergiendo en ¿Qué es el Bautismo? Primero nos impresionó la pasión de los primeros cristianos por recibir y vivir el bautismo sin importarles morir en el Martirio, esto nos invita a preguntarnos: ¿he vivido con autenticidad mis promesas bautismales?

 También nos impresionó el contraste que se hizo entre el Bautismo de Juan y el Bautismo de Jesús, ya que el de Jesús es en nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo, mientras que el de Juan era sólo afirmar que ellos querían convertirse, haciendo uso de la fuerza humana, y aun así Juan tenía más protagonismo que Jesús. Esto nos invita a ser últimos dentro de esta sociedad y más directamente dentro de la comunidad. Igualmente nos ayudó el desprendimiento de Juan que dejó su “herencia sacerdotal” para buscar a Dios en el desierto, así como hemos sido nosotras ahora inspiradas por el Espíritu Santo. Esto nos motiva a defender y ser fieles a nuestras promesas bautismales, ya que el Extraño puede destruir nuestra vida iniciada en Cristo, pero Dios- que es Fiel- nos afianza con la Confirmación donde se nos da en plenitud el Espíritu Santo, nuestro defensor, como dice San Agustín de Hipona: la Confirmación viene a completar lo que se ha hecho en la fuente Bautismal. Este nos une más a Dios como hijos haciéndonos Testigos de la Verdad de Cristo dejándonos así una Misión. Pudimos ver como la Iglesia está siempre a la “Escucha Atenta” del Espíritu Santo y se mueve por este Espíritu, que hace presente ahora mismo a Jesucristo.
Luego comenzamos unos pequeños “ejercicios espirituales” con el sacramento de la “Penitencia”. Este sacramento junto a la “Unción de enfermos” son de Sanación, nos ayuda a volvernos a Dios, que si llegamos alejarnos de Dios y si caemos enfermos de espíritu alma o cuerpo, la Iglesia -como nuestra Madre- viene a auxíliarnos con estos sacramentos.
Descubrimos que el pecado es la “Ofensa al Amor”, infidelidad a Dios y a los hermanos; nos invita a no tener ataduras en nuestras manos, sino a ser Libres por el Amor, como dice San Pablo.

 Es convertirnos y vivir con autenticidad nuestra vocación, en fraternidad, llevadas por la Caridad, el Perdón y la Alegría, que nos une en la fiesta de la Eucaristía convirtiéndonos en Cristo.

 Bueno hermanos, hay además otras muchas cosas que aprendimos. Si se pusieran por escrito- una por una-, pensamos que la batería de tu ordenador no bastaría para contener lo que vivimos…
¡Que Apasionante!

 

 



« Cursillo de novicias Participación de sor Marta en el PREM »

Monasterio Cisterciense
Santa María la Real


09339 Villamayor de los Montes
Burgos - España
Telf. 947 18 90 01
info@monasteriodevillamayor.com
Recibe nuestro newsletter