Monasterio Cisterciense Santa María la Real de Villamayor de los Montes -Burgos, España-

Claustro

EN MARCHA

Una hermana guía tu visita a
Nuestro Monasterio
Fin de semana y festivos de 10:45h-18:00h

Entre semana acompañamos grupos
con cita previa en el 947189001

 



LA ORACIÓN DEL SILENCIO- por madre Isabel

Comentario al libro recibido en Cuaresma

FOTO

Seguimos compartiendo algunas reflexiones de nuestras hermanas, en este tiempo cuaresmal, más intenso en oración y lectura espiritual.

LA ORACIÓN DEL SILENCIO- P. Moratiel, op

Es un libro escrito por el Padre Moratiel, dominico, que ha dado bastantes cursillos y ha formado LA ESCUELA DEL SILENCIO para las monjas dominicas de Segovia durante muchos años y han participado también seglares. 
Es un libro para leerlo despacio, nada de corrida, sino poco a poco, dejando que el silencio se haga un hueco en nuestro corazón para poder contemplar a Dios que vive en él.

La escuela del silencio es interior, busca enseñarnos a silenciar nuestro corazón para poder escuchar a Dios. Para ello, intentar liberarnos de nuestras ansias de poder, saber  y de tener. Nosotras no somos ni lo que podemos, ni lo que tenemos ni lo que sabemos. Y para llegar a asumir eso, hace falta ascesis, y entrar en crisis, y qué mal se pasa en las crisis, pero el P. Moratiel dice que merece la pena, pues el silencio nos colma de Dios.

Aunque el libro tiene varios capítulos interesantes, me he fijado en el “vaciamiento interior”.

 El vaciamiento interior - “No llevéis nada para el camino” (Lc 9,3) 
 Es de sobra conocida esta expresión de Cristo. Seguro que nadie que las escuche como Dios manda queda sin sentir nada. Y es que cuando Cristo habla de misión y de futuro habla de despojo, es que el futuro no tiene nada que ver con lo que se puede acumular del pasado. Porque el futuro se acoge desde el vacío, desde un corazón libre y disponible.

Como la vida es incierta e insegura y no sabemos qué dolor, qué enfermedad, qué peligros tendremos…pues, nos disponemos a acumular…a hacer previsión para el futuro, porque tendremos que afrontarlo con calma el problemático futuro. 
Todo aquello que nos pide dejar es movedizo, inseguro e inestable, cuando una se separa de lo falso, de lo irreal, aparece lo verdadero y real, por eso, el despojo y el silencio son como la epifanía de la verdad interior.
Dejamos las cosas a regañadientes, muy lentamente, de tal manera que es ahí, en la desposesión donde una se da cuenta del apego tan voraz que nos esclaviza. Cristo manda ir con el corazón, no con las cosas a cuestas. Jesús quiere al discípulo, no lleno de cosas sino lleno de sí mismo, por eso, no busca tener impacto sobre los oyentes, no, busca que se hallen a sí mismos; es como si a cada una nos dijera: “no lleves nada, vete tú misma, llévate solo a ti misma y no echarás en falta nada, con tal de que no te eches de menos a ti misma”. 
La ley del silencio y del vaciamiento,  es cauce de vida, de maduración. Nadie lo ha inventado, está sencillamente ahí, como ningún humano ha inventado la ley de la gravedad…
De este modo la discípula del silencio lo vive, no como un hueco en la vida del que hay que escapar o intentar huir, sino como la vida misma.    Madre Isabel

 

 



« JUNTOS HACIA DIOS- por madre Ana SAL DE TU TIERRA - por madre Rosario »

Monasterio Cisterciense
Santa María la Real


09339 Villamayor de los Montes
Burgos - España
Telf. 947 18 90 01
info@monasteriodevillamayor.com
Recibe nuestro newsletter