Monasterio Cisterciense Santa María la Real de Villamayor de los Montes -Burgos, España-

Claustro

EN MARCHA

Una hermana guía tu visita a
Nuestro Monasterio
Fin de semana y festivos de 10:45h-18:00h

Entre semana acompañamos grupos
con cita previa en el 947189001

 



Sonia comparte su Profesión Temporal

21 de Noviembre de 2021

El Señor ha estado grande conmigo y estoy alegre.
Desde el fondo de mi alma he experimentado esta felicidad por este pequeño «paso gigante» que hice. Ha sido una gracia y una bendicion muy grande para mí, un regalo y un gozo.

 El dia el 21 de noviembre, en las segundas Vísperas de Cristo Rey, y la Presentación de la Virgen María en el templo, realicé mi profesión temporal.  Presidió la celebración el Padre Juan José Arbolí- que es mi director espiritual, sacerdote que me guía y ayuda mucho en este caminar-, junto con otros cinco sacerdotes concelebrantes.

FOTOVerso y reverso del recordatorio de la Profesión de Sonia

Verso y reverso del recordatorio de la Profesión de Sonia

El segundo regalo que Dios me dio fue la presencia de mi madre y uno de mis hermanos. También me acompañaron algunas amigas y un grupo de jóvenes de la parroquia de San Lorenzo de Madrid.
Comunidad con M.AngelinesConté con la presencia de M.Angelines- abadesa presidente de nuestra congregación-, lo cual me alegró mucho.
Para mí ha sido una tarde-noche maravillosa. Me tocaron mucho las palabras del padre Juan José cuando dijo que nuestra vida es «amar y servir». Las monjas llevan en sus hombros los sufrimientos y dolores de la humanidad, interceden y piden a Dios por el mundo entero, en Cristo por el Espíritu Santo.-

Señor, seguirte no es facíl , pero sé que tú vas conmigo y con tu gracia podré cumplir tu voluntad y realizar este paso”. Yo diría que soy «un milagro de la misericodia de Dios».

¡Tanta experiencia de amor y cercanía de Dios en mi vida!, quien no me abandona, si no que día tras día me acompaña. Todo lo que me va pasando es porque Dios lo quiere, nada pasa sin que él no lo permita. Esta verdad es como un impulso en mi vida, que me acompaña para seguirlo por donde él quiere.

Unos días antes de la Profesión hice mi retiro espiritual En esos días pregunté al Señor: “ ¿Por qué me has llamado por este camino monástico, porSonia con las hermanas esta vida, en esta comunidad?, ¿Por qué a mí, habiendo otras personas que lo pueden hacer mucho mejor que yo?” En ese momento mirando la cruz de nuestro coro, sentí en mi interior la respuesta:“Porque te quiero”.
Entre lágrimas sólo pude decir: “Gracias Señor, por que me has llamado milagrosamente, porque son bellas tus obras”. Sinceramente todo esto es obra de Dios; cada llamada es única y cada camino es único. Dios llama a cada persona por un camino y a mí me llama a vivir mi vida cristiana en este camino monástico.
Sólo puedo dar gracias, porque son inexplicables los designios de Dios.

 En este tiempo en el monasterio, Dios me ha hecho ver cómo su mano está presente en mi vida. Mirando las huellas del pasado, uno reconoce el amor y la misercordia de Dios, de todo lo que hizo por mí, de dónde me ha sacado, llamado y guiado. Reconocer en esa mirada de Jesús que me miró con amor a pesar de mis debilidades e infidelidades; me sigue mirando con amor. Vale la pena seguir este tipo de AMOR que me ama incondicionalmente, que me acepta y ayuda. El amor de Cristo Resucitado va más allá de un “te quiero”. Su amor es: “Te amo con todo lo que eres, tal cual eres, con tus debilidades y miserias. Así te quiero”. Y eso, todo los días nos lo repite y nos demuetra que existimos, porque somos amados y queridos por Dios.
Verdaderamente para mí ha sido una ceremonia preciosa. Al hacer la lectura de la cédula de profesión leí mi nombre al que he añadido otros dos nombres: el de MARÍA y el de JESÚS, porque quiero que ellos dos me acompañen siempre, soy de Maria y de Jesús. Sentia cuánto me quería la Virgen; como madre me ha acompañado toda mi vida cuidado y guiando de la mano hasta Jesús. Tambien ese día pensé en la Virgen. Ella discreta y tan humilde estaba escondida sin hacer notar que este año la fiesta de su Presentación no se celebrara para celebrar en su lugar la de su hijo Cristo REY, en una cruz, desnudo y despojado totalmente. Así, en el momento del cambio de vestimenta (me cambiaron el escapulario por uno de color negro y me pusieron un cinturón de cuero), le pedi a la Virgen que me presentra con Ella a Dios. Seguidamente pronuncié los votos de conversión de costumbre, estabilidad y obediencia. Con la gracia de Dios , del Espiritu Santo y de la Santísima Virgen, espero serle fiel y perseverar cada día en mi vocacion, y decir como la Virgen: “Hágase en mí su voluntad”, porque deseo cumplirla Señor.

 

Doy gracias a Dios po mi vocación, a mi familia que me educó en la fe, a mi Comunidad que me acogió y acompaña en este caminar, porque en la vida no podemos caminar solo y juntos llegamos más lejos. El lenguaje y la vida del cristiano se distingue en el amor, ya que somos creados para amar y ser amados. Y amando a los demás es cuando demostramos el amor a Dios…!



« sor Bernarda renovó su profesión temporal

Monasterio Cisterciense
Santa María la Real


09339 Villamayor de los Montes
Burgos - España
Telf. 947 18 90 01
info@monasteriodevillamayor.com
Recibe nuestro newsletter