Monasterio Cisterciense Santa María la Real de Villamayor de los Montes -Burgos, España-

monasterio

EN MARCHA

Una hermana guía tu visita a
Nuestro Monasterio
Fin de semana y festivos de 10:45h-18:00h

Entre semana acompañamos grupos
con cita previa en el 947189001

 



Saludos de nuestra hermana novicia

FOTOROSALÍA EL DÍA DE SU TOMA DE HÁBITO EN EL CLAUSTRO

ROSALÍA EL DÍA DE SU TOMA DE HÁBITO EN EL CLAUSTRO

No hemos tenido tiempo antes, pero llegan al menos estas líneas en las que la hermana Rosalía os comparte las impresiones de su toma de hábito.

FOTOEL PLENO DE LA COMUNIDAD TRAS LA CELEBRACIÓN

EL PLENO DE LA COMUNIDAD TRAS LA CELEBRACIÓN

ACCIÓN DE GRACIAS POR TODOS LOS QUE PATICIPARON EN EL DÍA DE MI TOMA DE HÁBITO

Era un día precioso y estupendo, cuando vino la multitud de personas a nuestro monasterio para acompañarnos en la ceremonia de mí toma de hábito. Había una señora que se llama María Ángeles de un pueblo muy conocido de Pamplona que vino con otros compañeros y ¿Qué llevaba? Unas cremas de Aloe que tenían un olor como de  mirra. No pasó mucho tiempo, cuando vino un matrimonio que estuvo con nosotros en semana santa, llevando unas cuantas cosas que hicieron en su casa. El día parecía que sólo fuera para alimentarse con dulces. Los demás vinieron unos tras otros.
La misa empezó a la doce de la mañana, presidida por el Padre Buenaventura, capellán de Burundi y su acompañante Padre Emérito, párroco del pueblo de Villamayor de los Montes. Después de leer el Evangelio nos sentamos, y la Madre Abadesa, Madre Rocío- la Maestra- y yo, nos acercarnos al altar para vestirme el hábito monástico. Es un símbolo de que a partir de ese momento he pronunciado públicamente seguir a Jesús en radicalidad. No duró mucho tiempo y luego continuamos con la celebración.

DANZA OFERTORIO A la hora de las ofrendas realizamos un baile en swahili, según una grabación en el ordenador. Nuestro profesor de música, Don Carlos, que estaba tocando el órgano, nos acompañó armonizando con el piano. Al final, Sor Aurora y Sor Fides tenían una canción de su tierra que hicimos al final de la misa, como acción de gracia por la vocación. Madre Abadesa me dijo que dijera a la gente una palabra de gracias por haber venido, e invitarlas a comer, pero sólo las que estaban invitadas de modo especial. Eso no lo hice, porque sentí vergüenza de decirlo por algunas y a otras no. Como dicen los ancianos: la gente educada no tiene ningún problema, cada uno sabe a dónde tiene que ir. Rezamos sexta y luego fuimos a comer como las normas de la comunidad. En el comedor encontramos chorizo, como el buen plato de España, puesto en nuestras mesas. La cocinera preparó aquel día carne de cordero, que era riquísima. Mientras estábamos comiendo, teníamos recreo para compartir cómo iba yendo el día. Poco tiempo después de comer fuimos a la reja, donde estaban los invitados, también chupándose los dedos de la comida que estaba preparada para ellos, y era muy buena. Después se macharon a sus hogares, y nos quedamos con unos que no tenían mucha prisa. Ese día no lo olvidaré y lo nombraré como día especial de mi vida.     

Por todos los que tenían intención de venir y no han podido, no os preocupéis, nos encontraremos en el día de mi profesión, si Dios quiere. Os pido vuestras oraciones por mi perseverancia.
Recuerdos de vuestra hermana Rosalía.

Os ofrecemos un pequeño reportage fotográfico con algunas instantáneas del momento.




« VOLVER A GALILEA ¡AL FIN LLEGARON! »

Monasterio Cisterciense
Santa María la Real


09339 Villamayor de los Montes
Burgos - España
Telf. 947 18 90 01
info@monasteriodevillamayor.com
Recibe nuestro newsletter