Monasterio Cisterciense Santa María la Real de Villamayor de los Montes -Burgos, España-

Cruz

EN MARCHA

Una hermana guía tu visita a
Nuestro Monasterio
Fin de semana y festivos de 10:45h-18:00h

Entre semana acompañamos grupos
con cita previa en el 947189001

 



hermana Ana María-compartiendo en comunidad

sobre la BELLEZA ¡en mayúsculas!

FOTO

Las postulantes también se esforzaron en aportar su granito de arena, reflexionando sobre muy variados temas. Os dejamos con una introducción sobre la importancia de la belleza, como evocadora de su Fuente: Dios.

Buscando la Belleza en la Noche: Contempladla y quedareis radiantes

Primero comenzare diciendo ¿qué es la Belleza?, se comprende como esa gracia especial por la que una persona, una cosa, una acción despierta admiración, suscita encanto, fascina, atrae, da placer y produce su contemplación (Boletín Salesiano).

La gente contempla un paisaje, pintura, escultura, en fin, una obra y le gusta, sienten un placer estético, un placer que está ligado al Amor… Cuando hay algo Bello, hay una matemática, una relación entre materiales, texturas, colores… por ejemplo, una curva necesita una línea, un color plano necesita un color movido…Estas son las herramientas que “recrea” la belleza, sea en pintura, como en música, donde el sonido necesita del silencio, un agudo de una grave, etc... y eso conforma la Belleza y la persona lo disfruta.(David López, pintor español: colaborador de Kiko Argüello)

Aquí caigo en la cuenta de que la Belleza es Dios, Dios-Amor, ya podrías ser hombre, mujer, niño, agnóstico, ateo, judío, islámico, cristiano…etc, pero primero eres hombre y, no hay nadie que pueda hacerse indiferente ante la Belleza. “La mirada del hombre busca la belleza porque ha sido creado para contemplarla” (revista Buena nueva).

El Papa Emérito Benedicto XVI dijo: “El hombre necesita de la Belleza”. Porque el Hombre necesita sentirse Amado, Pensado, Elegido, Esperanzado y este es el motor de su “búsqueda”…

“Una noche de Navidad de 1886, un joven ateo, el poeta francés Paul Claudel, entró en la Catedral de Notre dame y quedó seducido por la belleza de la liturgia “Mi corazón se sintió tocado y creí” El encuentro con la Belleza le condujo a la Verdad: “Es cierto, Dios existe, está allí, es Alguien, es un ser tan personal como yo mismo. ÉL me ama, Él me llama. Me vi embargado de lágrimas y sollozos” Así relato él mismo, años después, el inicio su camino de Fe. (Revista Buena Noticia).
Es bello ¿verdad? Cada una de nosotras creo que hemos experimentado alguna vez esta situación, quizás no éramos ateas, pero a través de la Belleza de un paisaje, un cuadro, una escultura, la música, una lectura… llegamos a trascender, a mirar al Cielo, a dar Gracias y comenzamos a sentirnos Amadas llenándonos de Esperanza…pero yendo más a fondo, la Belleza es Cristo, se ve manifestada en Él, “es la Belleza que salva al mundo” (Kiko Argüello). Esta es nuestra Alegría, Dios-con-nosotras...
Joseph Ratzinger, en su sabiduría, nos aclaraba dónde está la verdadera belleza de Cristo. Cristo es el Esposo del Cantar de los Cantares (revista Buena Nueva). Ese Esposo que la Novia busca con impaciencia y apresuramiento que no admite dilaciones, demoras ni tardanzas; por eso la novia suplica: Atráeme! corramos…! (Cant 1,4), y él llega “ saltando sobre los montes, brincando por las colinas”(Ct 2,8). Cuando el corazón “está en ascuas”, el ritmo vital se contagia de ese fuego, hace de los pies ágiles e impulsa a correr. Por eso Pablo, olvidando lo que dejaba atrás, emprendió la “carrera” para alcanzar a Cristo Jesús… Todo lo que existe de deseable y bello en el mundo, consiste en la cercanía de Dios y en una relación de comunión con Él, que se fundamenta en la fidelidad de su Amor. (La hendidura de la Roca: Dolores Alexandrei)recreo con rosalía y ana MªPero, ¿podemos encontrar la belleza, al más Hermoso de los de los hijos de Adán, ahora? Si cuando vemos a nuestro al rededor toda la realidad del mundo es fealdad, desorden, individualismo, hay un manto negro, sucio, que cubre la cabeza de tantos hombres y mujeres, la belleza sea materializado, o ¿Dónde está la Belleza? Cuando en mi opción de vida monástica, me encuentro en un sin sentido, en un vacío, en un abandono, ¿de verdad vale la pena todo esto? ¡Nada me levanta el vuelo! Mis hermanas parecen zombis, como decía Santa Teresita… Y me digo como el salmista: ¡Qué pena la mía!... que después de tantas ansias inflamadas, oh dichosa aventura, salí sin ser notada, estando ya mi casa sosegada… a oscuras y segura... Aquesta me guiaba, mas cierto que la Luz del mediodía… ¡Oh noche que guiaste! ¡Oh noche amable más que la alborada!!Oh noche que juntaste Amado con Amada, amada en el Amado transformada! (Subida del Monte Carmelo: San Juan de la Cruz)… Claro que sí, la Belleza de Cristo, ¡está Viva!... Álzate y brilla, que llega tu Luz, ¡ la Gloria de Yahvé amanece sobre ti! (Is 60, 1) Él es el resplandor de la gloria del Padre (Hb 1,1) “El amor crea un estado de vigilia para acechar la presencia de quien se ama aun en medio de la oscuridad de la noche. Los perfumes de las mujeres son las lámparas encendidas que iluminan su espera… Es la primera mañana de la nueva creación, y las tinieblas del caos primitivo están a punto de dejar paso al resplandor del lucero de la mañana” (Dolores Alexandrei: 2pe 1,19)… Mas Cristo también es el Siervo de quien habla el profeta Isaías:” Sin figura, sin belleza, lo vimos sin aspecto atrayente, con el rostro desfigurado por el dolor” (Joseph Ratzinger) “El varón de dolores”.

Hermanas y ¿Quién es Cristo para nosotras? (aparte de ser el Amado) ¿Quién es tu prójimo? ¡Tu hermano!

Si la Belleza en el arte es una relación de armonía entre materiales, textura, colores… una comunión, unión, y somos creados por el mayor Artista, que es Dios, entonces poseemos la Belleza!

Con Cristo por Él y en Él en unión del Espíritu Santo… “En nosotras hay un influjo de Belleza, pero No somos Belleza” (Juan Pablo II)…”María de Nazaret se asombra al ser llamada “llena de Gracia porque has encontrado Gracia ante Dios”(Lc1,30) junto a  la Novia del Cantar, también ella se abren a la noticia de que poseen una belleza que no reside en ellas mismas, sino en la mirada de quien las ha revestido de su propia belleza: “Vio Dios todo lo que había hecho, y era muy bueno (muy bello)” (Dolores Alexandrei)…Somos Belleza cuando Perdonamos, Servimos, Amamos, cuando en definitiva Amamos al Enemigo… esto para mí es lo que identifica al cristiano: No juzguéis…Amad a vuestro enemigo, amar a aquella hermana que te cansa, que te cae mal, aquella que no entiendes… estamos llamadas a ser otro Cristo, a dar testimonio vivo de la Belleza, si una obra de arte siempre comunica algo, lleva un mensaje, el nuestro es el Amor…  dice el P. Marko Ivan Rupnik: “Si estamos en conflicto con los hermanos, si continuamente les apuntamos con el dedo, no podemos anunciarles al Salvador y comunicar su gracias como vida nueva…porque lo que atrae es la Belleza, pero no la de una idea sino la Belleza encarnada”. Todo para Glorificar a Yahvé tu Dios, al Santo de Israel, que te HERMOSEA (Is 60,9)

 



« Sor Marta: compartiendo en comunidad hermana Leonardi- compartiendo en comunidad »

Monasterio Cisterciense
Santa María la Real


09339 Villamayor de los Montes
Burgos - España
Telf. 947 18 90 01
info@monasteriodevillamayor.com
Recibe nuestro newsletter