Monasterio Cisterciense Santa María la Real de Villamayor de los Montes -Burgos, España-

monasterio

EN MARCHA

 

La comunidad está creciendo

Una ocasión para DAR GRACIAS A DIOS, ALABAR , TESTIMONIAR Y BENDECIR SU NOMBRE

 



¡Acércate a nuestra raíces!- Escolástica

Santidad de los que conforman el carisma cisterciense

FOTO

Ponemos en vuestro conocimiento la obra de Dios en hombres y mujeres que contribuyeron a la consolidación de lo que hoy conocemos por carisma cisterciense.

FOTODibujado por una hermana del noviciado.

Dibujado por una hermana del noviciado.

Era la hermana de San Benito. «Santa Escolástica desde su infancia estuvo dedicada al Señor Dios todopoderoso»
Al pie del APenin Central, en la ciudad de Nursia –Italia– a finales del siglo V, nacía esta hermana gemela de San Benito, padre del monacato Occidental. 
Parece ser que sus padres se llamaron Eutropio y Abundancia y que pertenecían a las familias más distinguidas de aquellas montañas. Se sabe poco de su infancia. No hay duda de que caminaría al unísono con la de su hermano gemelo Benito, unidos ya antes de nacer y hermanos gemelos en sus almas. Su hermano dio vida y forma a los benedictinos. Ella también fundó el primer monasterio femenino para benedictinas.
Ambos aprendieron de sus padres la virtud y la fe cristiana.
Benito desde su adolescencia fue enviado a Roma a perfeccionar sus estudios. Esta separación hubo de costarle muchísimo a Escolástica, ya que ambos eran una sola cosa. Sabemos que no tardó en retirarse y huir del mundanal ruido, después de empaparse bien en la vida y doctrina de los famosos eremitas de Oriente, San Atanasio, San Jerónimo… Tendría entonces Benito unos veinte años.
Cuando Escolástica medita el testamento que le dejó su madre al morir, siendo ella una niña, decía: « Sabe, hija mía, que los adornos postizos, los ricos vestido y collares de perlas, no valen nada delante de Dios. El mayor elogio que puede hacerse de una doncella es su modestia y piedad». Estos consejos los llevó siempre presentes. Renunció a todas las cosas que le ofrecía el mundo, y se entregó de lleno a su Amado: Jesucristo, a quien consagró toda su vida y para siempre… 
Benito inspirado por Dios y con la ayuda de su hermana, fundó el primer convento de religiosas benedictinas, poco distante del de los religiosos. Colocaron un muro voluntario de separación, y solo se veían una vez por año, en una casita que había entre ambos monasterios.
San Gregorio comenta: «Por el año de 543, Escolástica ya presentía que ese era la última entrevista que tendría con su hermano con el que compartió su vida desde la niñez. Sus conversaciones eran espirituales. Al atardecer, su hermano se despidió, pero Escolástica le suplicó que no se marchase para que pasaran toda la noche hablando de Dios. Su hermano no quería, por no desobedecer a la Regla. Escolástica ora fervorosamente al Señor. Al instante comenzó a llover:geme

« ¿No te vas?» 
« ¿Qué has hecho hermana mía? 
«Te lo pedí con insistencia y no me escuchaste. Se lo pedí a Dios y me escuchó enseguida; Dios ha preferido el amor a la Regla».

Lo cierto es que pasaron toda la noche hablando de cosas espirituales… Tres días después, Benito veía subir una paloma desde el monasterio hacia el cielo. Era el alma de Escolástica…

 


Más información en la web:

- Santa Escolástica

- Santa Escolástica


« ¡Acércate a nuestra raíces!- Roberto, Alberico y Esteban ¡Acércate a nuestras raíces!-Humbelina »

Monasterio Cisterciense
Santa María la Real


09339 Villamayor de los Montes
Burgos - España
Telf. 947 18 90 01
info@monasteriodevillamayor.com
Recibe nuestro newsletter