Monasterio Cisterciense Santa María la Real de Villamayor de los Montes -Burgos, España-

Claustro

EN MARCHA

 

La comunidad está creciendo

Una ocasión para DAR GRACIAS A DIOS, ALABAR , TESTIMONIAR Y BENDECIR SU NOMBRE

 



Crónica de los Ejercicios espirituales- Julio de 2012

FOTOEn la sillería, recogidos para orar.

En la sillería, recogidos para orar.

Haciendo recuento de los acontecimientos vividos durante el pasado verano, traemos a la memoria el encuentro que tuvieron nuestros hermanos laicos. Casi todos pudieron organizarse para preveer en su agenda estival unos días de recogimiento en nuestro monasterio.

Después, cada uno prosiguió su vida familiar, su vuelta al trabajo y a los quehaceres cotidianos, con mucha paz, al cuidado tanto de los aspectos materiales como espirituales, que es lo que les hace vivir en plenitud su vida y su vocación cristiana al amparo de esta comunidad contemplativa.

FOTONuestra hermana Presentación en compañía de Tina, redactora de esta crónica.

Nuestra hermana Presentación en compañía de Tina, redactora de esta crónica.

Crónica del Encuentro de Julio 2012

En este encuentro se ha introducido la novedad de celebrar unos cortos pero intensos Ejercicios Espirituales predicados por el P.Carlos, nuestro director espiritual.

 ig.1

 

 

 

 

 

 

La mayoría llegamos el miércoles por la tarde o el jueves por la mañana.

 Como los Ejercicios no empezaban hasta el jueves por la tarde, dedicamos un tiempo de la mañana para reunirnos, y tener un espacio de conversación, intercambio de noticias y encuentro fraterno, tan necesario y deseado después de tantos meses de no vernos. Aprovechamos también para establecer las fechas del próximo Encuentro que quedaron fijadas los días (16) 17, y 18 de Noviembre 12.

 Después de la comida empezamos el silencio, que mantuvimos durante todos los días, facilitando con ello el clima de sosiego y contemplación tan necesarios para que la Palabra penetre en los corazones y nos invite a la reflexión y conocimiento propio para caminar hacia la santidad. La experiencia del silencio comunitario, tantas veces intentado y nunca conseguido hasta ahora, fue muy positiva experimentando que la comunión se puede vivir intensamente en el silencio.tin.1

 

Los Ejercicios se iniciaron con la meditación de la tarde del jueves. Cada día el P.Carlos predicó 2 meditaciones por la mañana, una de ellas incorporada a la homilía de la Misa, y una por la tarde. Se clausuraron con la Misa del Domingo. Se adaptaron los horarios para poder seguir el Oficio Divino con la comunidad monástica.

 Los Ejercicios, siguiendo las pautas de San Ignacio, tuvieron como hilo conductor tres Palabras:

  • Búsqueda de Dios
  • Encuentro con Dios
  • Vida de Unión con Dios

 El libro del Cantar de los Cantares fue iluminando todo este “infinito” recorrido. Los Ejercicios fueron de tal riqueza y profundidad que, a pesar de ser cortos en tiempo, podremos beber de ellos durante todo el año. Gracias a las nuevas tecnologías tenemos la grabación de todas las meditaciones, ¡de este modo tenemos el alimento espiritual garantizado! Muchas monjas también participaron en las meditaciones creando un clima de verdadera familia.grAcabamos el Domingo con la celebración de la Santa Misa.Después, Ignacio nos ofreció la hospitalidad de su casa. Sólo algunos  pudieron ir a comer, pues el resto debían viajar a sus respectivos hogares. El P. Carlos también nos acompañó, pero sólo durante el aperitivo. Assumpta, la esposa de Ignacio, y sus hijos, Albert y Anna, nos recibieron con cariño y alegría. Comimos en el jardín de su preciosa casa y gozamos juntos de una sobremesa entrañable, mientras los niños lo pasaban en grande en la piscina y en sus juegos. . . Nos despedimos todos sintiendo ya la añoranza del monasterio y desando que el tiempo pase rápido para regresar, pero con las alforjas llenas de buen alimento para cruzar el desierto del mundo y sobrellevar con fortaleza y esperanza todos sus avatares, y con el deseo y confianza de ser, cada vez de forma más visible, testigos del Amor.

 



« VIDEO: Testimonio de algunos de nuestros hermanos laicos. Un nuevo 'OBLATO MISIONERO CISTERCIENSE', en nuestra familia laica- Febrero de 2013 »

Monasterio Cisterciense
Santa María la Real


09339 Villamayor de los Montes
Burgos - España
Telf. 947 18 90 01
info@monasteriodevillamayor.com
Recibe nuestro newsletter